telefono

Selecciona tu idioma:

Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)

Buscanos en:

logo-facebook  logo-twitter
QUIÉNES SOMOS
DÓNDE TRABAJAMOS
QUÉ HACEMOS
NUESTRA FILOSOFÍA
SERVICIOS QUE OFRECEMOS
PUBLICACIONES
RECURSOS POR TEMAS
BOLSA DE EMPLEO JUVENIL
  • QUIÉNES NOS APOYAN
  • Nuestras novedades

    Nombre:
    Email:

    Nuestra historia

    historia-puririsun

    La Asociación Civil Puririsun fue constituida a partir de la iniciativa de 06 personas con experiencia en el trabajo social, sensibilizadas y comprometidas con la problemática de los niños, niñas y adolescentes de sectores pobres y muy pobres; relegados(as) social y económicamente; sin oportunidades de desarrollo y postergados de sus derechos más elementales. Desde un inicio, la motivación principal era de realizar un trabajo preventivo en las zonas urbanas marginales de la ciudad del Cusco donde habitan las familias con bajos recursos económicos, la gran mayoría procedentes del campo que vienen a la ciudad en busca de mejores oportunidades.

    El año 1999 iniciamos nuestras actividades en la zona de la Margen Derecha, específicamente en el Pueblo Joven Manco Ccápac, atendiendo a aproximadamente 60 niños, niñas y adolescentes, en dos ambientes cedidos por la comunidad. Paralelamente realizamos el diagnóstico de necesidades y expectativas de los niños, niñas y adolescentes de la zona y elaboramos el proyecto orientado a contribuir al desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes de la zona.

    Inicialmente realizamos actividades de orientación y asesoramiento en tareas escolares así como actividades de expresión artística como dibujo, pintura, manualidades, teatro, danza y música. Del mismo modo promovimos, con los asistentes, la socialización y recreación a través de material lúdico y actividades recreativas deportivas como el vóley, el fulbito y los paseos en grupo. Otra de las actividades que iniciamos también desde el principio fue la coordinación con las organizaciones e instituciones de la zona, especialmente ONGs, escuelas y colegios.

    Rápidamente creció la demanda de parte de los niños, niñas y adolescentes así como de los padres y madres con quienes se iniciaba ya un trabajo de involucramiento. Los ambientes cedidos por la comunidad eran ya insuficientes por lo cual solicitamos a la Escuela de Manco Ccápac la sesión en uso de algunos de sus ambientes que no lo estaban usando. Cuatro ambientes se habilitaron creando nuevas condiciones físicas que nos permitieron organizar mejor nuestro trabajo y ofrecer a los beneficiarios mayores servicios.

    Durante ocho años trabajamos en los espacios de la Escuela Manco Ccápac, negociando condiciones, coordinando nuestras acciones educativas y superando dificultades que siempre surgen en el camino.

    El número de beneficiarios se incrementó a un promedio de 1000 niños, niñas y adolescentes diferentes durante el año y a aproximadamente 500 padres y madres. Puririsun, a partir de los resultados de cambio logrados y del tipo de relación responsable, afectiva y horizontal con la comunidad, comenzó a enraizarse y a adueñarse de los corazones de los pobladores de la zona, convirtiéndose una institución referente y reconocida por los beneficiarios y por gran parte de la comunidad.

    Nuevamente los espacios de trabajo quedaron insuficientes para atender a la población de niños, niñas, adolescentes, jóvenes, padres y madres. Los educadores de los ocho proyectos y programas tuvimos que alternar el uso de los espacios disponibles que de un número de 4 se redujeron a 3 porque un ambiente tuvimos que devolver a la escuela que requería de los espacios para atender su también creciente demanda. Algunos de los programas, en algunas ocasiones, se vieron obligados a atender parte de sus actividades en espacios del patio o compartiendo los espacios de la biblioteca. Observando estas dificultades, los educadores y la población beneficiaria comenzamos a soñar con un local propio: un local con ambientes grandes, con bastante iluminación e implementado adecuadamente, donde podamos trabajar cómodamente con los niños, niñas, adolescentes, padres y madres "¡Cómo quisiéramos un local así!, ¡Podemos construir nuestro local todos juntos!, ¡Lo más importante es contar con un terreno! ¡Podemos construir a través de faenas!", eran palabras que frecuentemente escuchábamos de parte de los padres y madres.

    Precisamente a través de la movilización y gestión de los padres y madres encontramos varios terrenos en calidad de donación, sin embargo no nos apresuramos a aceptar la donación porque significaba también asumir compromisos ante la comunidad. Después de analizar las condiciones de cada propuesta, formalizamos la donación de un terreno de 336 metros cuadrados de parte del Pueblo Joven de Viva el Perú.

    Compartimos nuestros sueños de local propio con nuestros amigos de Welthungerhilfe quienes nos ofrecieron comunicarnos si encontraban alguna posibilidad de financiamiento para construcción. Precisamente a través de Los amigos de Welthungerhilfe accedimos a un primer apoyo económico a través de una donación de parte de la señora Margarette Redlin, de nacionalidad Alemana. El apoyo recibido hizo posible la construcción del primer nivel del local de Puririsun. Posteriormente, en una visita de filmación de la experiencia de trabajo de Puririsun realizado por Welthungerhilfe, conocimos al cantante Alemán de origen Argentino Semino Rossi, quien sensibilizado con la problemática de los niños, niñas y adolescentes de la zona y valorando el trabajo social que realiza Puririsun, decidió apoyar económicamente la construcción del Segundo Nivel del Local. Finalmente Welthungerhilfe, con fondos de una campaña realizada en Alemania, financió el Tercer Nivel del local de Puririsun.

    Ahora Puririsun tiene el sueño cumplido: un local en tres niveles con 10 ambientes de trabajo en la cual cada programa cuenta con su espacio propio implementado contando además con oficinas y servicios higiénicos.

    Actualmente Puririsun cuenta con más de 1400 niños, niñas, adolescentes y jóvenes diferentes y aproximadamente con 700 padres y madres con quienes compartimos vivencias, esperanzas y expectativas orientadas al mejoramiento de la calidad de vida de las familias en condiciones de pobreza y extrema pobreza.