telefono

Selecciona tu idioma:

Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)

Buscanos en:

logo-facebook  logo-twitter
QUIÉNES SOMOS
DÓNDE TRABAJAMOS
QUÉ HACEMOS
NUESTRA FILOSOFÍA
SERVICIOS QUE OFRECEMOS
PUBLICACIONES
RECURSOS POR TEMAS
BOLSA DE EMPLEO JUVENIL
  • QUIÉNES NOS APOYAN
  • Nuestras novedades

    Nombre:
    Email:

    Maltrato infantil y violencia intrafamiliar: un problema de todos

    1. Introducción

    Al abordar el maltrato infantil nos vemos enfrentados a una serie de problemas. Por un lado, existe un desconocimiento de la verdadera magnitud del fenómeno debido a que no se cuenta con datos y que el tema, en muchos casos se remite a los espacios más íntimos de la convivencia familiar. Por otro, las tradiciones culturales e históricas repercuten en la forma con que cada sociedad afronta el problema. Por último, existen diversas opiniones en cuanto a su definición y clasificación, así como también a las consecuencias que el maltrato infantil pueda tener y su consecuente manejo terapéutico.

    Estas son consideraciones que deben tenerse en cuenta para poder realizar un análisis integral sobre dicha problemática.

    El artículo 19 de la Convención sobre los Derechos del Niño establece que los países "tomarán todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas adecuadas para proteger al niño de toda forma de violencia física o mental, de traumatismos o de maltratos, de descuidos o tratamiento negligente, de maltrato o de explotación, en especial del abuso sexual, mientras se encuentre al cuidado de sus padres, del guardián legal o de cualquier otra persona que esté al cuidado del niño".

    A pesar de esto, el maltrato infantil es un problema escondido en muchos países, tanto desarrollados como en desarrollo. "En la región de América Latina y el Caribe, no menos de 6 millones de niñas, niños y adolescentes son objeto de agresiones severas y 80 mil mueren cada año por la violencia que se desata al interior del núcleo familiar". Cualquier niño sin discriminación de edad, sexo o condición socioeconómica puede ser víctima de maltrato infantil en cualquiera de sus formas.

    2. Factores de riesgo para que se produzca una situación de maltrato

    El maltrato infantil es un problema multicausal, determinado por múltiples fuerzas que actúan en el individuo, en la familia, en la comunidad y en la cultura donde éste se desenvuelve, impidiendo o dificultando su desarrollo integral.

    "Son muchas las razones que inducen a creer que el maltrato y descuido de menores se tornará todavía más común a medida que los países hacen la transición de economías reglamentadas a economías de mercado más abiertas y con menos estructuras para el bienestar social. Debido a que el crecimiento urbano recarga los servicios médicos y sociales; debido a que las mujeres ingresan al mercado de trabajo cada vez en mayor número; y debido a que por diversas causas más familias se ven desplazadas de sus hogares y de su entorno cultural".

    Es importante, poder identificar cuales son las "condiciones adversas" en las que se producen este tipo de situaciones, de forma tal de lograr una correcta detección del problema. Para ello, hemos clasificado los factores de riesgo que pueden desembocar en un caso de maltrato en tres grandes grupos:

    • Factores individuales
    • Factores familiares
    • Factores socioculturales y ambientales

    a. Factores individuales

    Algunas características individuales de los propios niños y niñas pueden ser causantes de situaciones de maltrato infantil, como por ejemplo:

    • Embarazo no deseado
    • Niños prematuros
    • Niños con impedimentos físicos o psíquicos
    • Niños hiperactivos

    También se pueden identificar, como factores de riesgo, características individuales de los padres, como ha de ser su personalidad, la experiencia o inexperiencia de estos en la crianza de niños, entre otros.

    b. Factores familiares

    Frente a situaciones de desequilibrio en el grupo familiar, muchas veces la primera víctima suele ser el niño.

    Los factores de riesgo para que se produzca una situación de maltrato dentro de una familia están referidos tanto a la estructura de la misma como al funcionamiento y a la dinámica de esta.

    En cuanto a las condicionantes de tipo estructural se encuentran: número de integrantes de la familia, familias monoparentales, padres adolescentes, entre otras.

    Las malas relaciones y comunicación, la carencia de vínculos afectivos y la violencia familiar, son factores de riesgo relacionados con el funcionamiento de la propia familia.

    Por último, la inexistencia de límites o reglas familiares y la relación marital, pueden influir de manera negativa en la dinámica familiar, contribuyendo a que se produzca una situación de maltrato infantil.

    c. Factores socioculturales y ambientales

    La cultura y las tradiciones de cada país también influyen en la concepción que se tenga sobre el maltrato infantil. Por ejemplo, las formas de crianza en distintas culturas nos demuestran que cosas que nosotros hacemos y nos parecen naturales, en otras sociedades están ausentes casi totalmente.

    "Si el maltrato de los niños en nuestra sociedad, es parte de una cultura maltratante y una cultura maltratante está hecha de rutinas y de prácticas cotidianas que son percibidas como naturales, únicamente cambiando desde la vida cotidiana esas prácticas, podremos prevenir y cambiar la situación de un niño".

    Existen aún, en muchos países ideas tales como que los hijos pertenecen a los padres y que ellos pueden decidir sobre su destino. La dependencia del niño respecto del adulto en nuestra sociedad es también un factor de riesgo. Problemas tales como una situación de desequilibrio en la familia, repercuten directamente en el niño, quien suele ser una de las primeras víctimas.

    Entre los problemas ambientales y socioeconómicos que pueden actuar como factores de riesgo para que se produzca una situación de maltrato se encuentran:

    • Situación laboral: desempleo, inestabilidad laboral, excesiva carga horaria, entre otras.
    • Vivienda: hacinamiento, viviendas compartidas con otras familias, malas condiciones de habitabilidad, etc.
    • Necesidades básicas insatisfechas, problemas de marginalidad, entre otras.

    En primer lugar, es preciso señalar que los factores de riesgo anteriormente señalados dan cuenta parcialmente del conjunto de "condiciones adversas" en las que se pueden generar situaciones de maltrato infantil.

    En segundo lugar, en la mayoría de los casos en que se producen situaciones de maltrato se conjugan más de uno de estos factores.

    Por último, para poder analizar la problemática y planificar toda acción a seguir, es necesario asumir su multicausalidad.

    3. La familia como microsistema del niño: ¿es la violencia doméstica un factor de riesgo para su desarrollo?

    Como primer punto, es importante establecer que cuando hablamos del "microsistema" del niño, nos estamos refiriendo a las relaciones entre el niño y su medio ambiente inmediato: la familia. Con el correr de los años, ésta ha sufrido grandes transformaciones.

    "Se ha pasado de una familia extensa, viviendo dentro de un grupo social que desbordaba la familia, y donde los sujetos estaban en contacto con una pequeña comunidad dentro de la que mantenían lazos intensos, estrechos y continuos, a unidades familiares cada vez más reducidas y más aisladas, y donde el contacto con otros individuos está más regulado por factores externos que por las necesidades del individuo".

    A pesar de estos cambios, los adultos continúan desempeñando un papel determinante en el desarrollo del niño ya que son, en gran medida, quienes estimulan y crean las condiciones para su desarrollo físico, intelectual y social.

    Por esta razón, se debe prestar especial interés al conjunto de interacciones que se producen dentro del núcleo familiar para poder detectar aquellos factores que no estén contribuyendo al desarrollo armonioso del niño. Ahora bien, ¿cuáles son esos factores?

    Según Garbarino, "el microsistema del niño se convierte en una fuente de riesgo para su desarrollo cuando es socialmente empobrecido. Es decir, el desarrollo del niño sufre siempre que el microsistema está limitado, ya sea porque hay muy pocos participantes o muy poca interacción recíproca, patrones de interacción psicológicamente destructivos, o alguna combinación de los tres".

    Estos factores contribuyen a que se produzcan situaciones de violencia intrafamiliar, en donde el niño o niña se ve afectado.

    Según definición de la Fundación PANIAMOR la violencia intrafamiliar es "cualquier acto u omisión llevado a cabo por miembros de la familia y cualquier condición resultante de estas acciones que priven a otros miembros de la familia de iguales derechos y libertades o que interfieran con su máximo desarrollo y libertad de elegir.

    Es importante recordar que los padres que maltratan a sus hijos no siguen un patrón determinado. Sin embargo, existen ciertas características de los mismos que los hacen más vulnerables a tener conductas violentas con sus hijos.

    A continuación se enumeran una serie de causales del maltrato infantil (clasificación no exhaustiva) al interior de las familias:

    • La negligencia: desprotección, descuido y/o abandono
    • Cambios en la estructura familiar: cuando se rompe el equilibrio del funcionamiento familiar se pueden dar casos de conductas violentas con los hijos.
    • Malos tratos como forma natural y habitual de relacionamiento. Barudy distingue cuatro situaciones en las que se generan situaciones de violencia intrafamiliar:
    1. Carencia de los padres de cuidados maternales en su medio social y familiar durante su infancia
    2. Carencia de los padres de una figura parental.
    3. Carencias en la estructura familiar, alteraciones en la organización jerárquica de la familia.
    4. Carencia de intercambios entre la familia y su entorno.

    Los casos de abuso en niños y niñas, son 15 veces más probable de ocurrir en familias en las que la violencia familiar está presente.

    La violencia intrafamiliar hacia el menor, traducida en términos de abuso, de maltratos, tanto emocionales como físicos o sexuales, es una de las fuentes de riesgo más importantespara el desarrollo integral de niños y niñas.

    Es difícil estimar con precisión sus costos personales y sociales, pero éstos se ven reflejados a través de problemas psicológicos, adicciones, suicidios, presencia de enfermedades recurrentes, ausentismo laboral, dificultades en la escuela y la falta de satisfacción de las necesidades, principalmente las afectivas.

    VIOLENCIA Y MALTRATO INFANTIL EN EL PERÚ (INICEF)

    Diariamente, miles de niños y niñas en el Perú son maltratados física y psicológicamente por sus padres, madres, parientes, profesores, o por cualquier adulto que considere al castigo físico como normal, aceptable y hasta "necesario". Las víctimas de estos casos no aparecen en las estadísticas, salvo que los "castigos" hayan originado graves secuelas o la muerte de quienes recibieron los golpes. Aunque esto ocurre con mucha frecuencia, las diferentes formas de castigo físico siguen siendo vistas como un método de disciplina y aprendizaje.

    Algunos tipos de violencia son:

    La violencia física y emocional es la que los adultos realizan con la intención de corregir una conducta no deseable y enseñar nuevas conductas que se consideran importantes. Causa dolor físico y emocional en la persona agredida. La diferencia con el maltrato físico es la intensidad y la intención.

    El maltrato infantil es toda acción que realiza un adulto con la intención de hacer un daño inmediato en la persona agredida. Las tres formas conocidas son: maltrato físico, emocional y psicológico. Producen lesiones físicas y emocionales indelebles, muerte o daño severo.

    La violencia sexual son conductas sexuales que pueden ser impuestas a una persona menor de edad por un individuo mayor que utiliza incorrectamente su poder o autoridad. Existen dos categorías definidas: el abuso sexual y la explotación sexual comercial. En la primera, el abusador busca tener gratificación sexual. En el segundo caso, el abuso además se convierte en una forma de esclavitud, la víctima está sometida bajo coacción y supone una especie de compra–venta en la cual las personas se convierten en propiedad del explotador.

    UNICEF ha venido trabajando en profundizar las causas estructurales y subyacentes de la violencia que afectan los derechos de la niñez. El objetivo es darle visibilidad a este fenómeno, mediante estrategias de abogacía y movilización social que permitan dar respuestas adecuadas a las características de cada región del país. Los planes a futuro advierten que la atención se dará a las políticas sectoriales en salud, educación, mujer y desarrollo social y justicia, de manera que se articulen estrategias de prevención y atención para revertir esta situación y que faciliten la prioridad del tema en la agenda pública. Asimismo, se estimulará el trabajo y la coordinación con aliados estratégicos y redes nacionales para promover la vigilancia social.

    En este sentido, UNICEF apoyará el fortalecimiento y capacidad de respuesta intersectorial por parte del estado, contribuirá a mejorar el funcionamiento de servicios públicos orientados a la atención de la infancia víctima de diversas formas de violencia, y apoyará la existencia de un sistema efectivo de protección de derechos de los niños con equidad de género. Además, promoverá una mejor comprensión de los patrones de crianza en comunidades andinas, amazónicas y urbano–marginales para promover la generación de políticas sociales y regionales que mejoren las relaciones intrafamiliares y contribuyan a la disminución de la violencia dentro del hogar, la escuela y la comunidad.

    Uno de los proyectos que UNICEF ha trabajado en los últimos años con gran éxito es el relacionado a la atención de la violencia familiar a través de un programa integral denominado MAMIS.

    Los MAMIs son los Módulos de Atención al Maltrato Infantil en Salud que trabaja bajo seis premisas: "Atención Integral" (tanto a la víctima como a su familia), "Atención Multidisciplinaria" (apoyo de salud mental y social), "Trabajo en Equipo" (para coordinar acciones de protección a la víctima además de la evaluación y reajuste de las estrategias de intervención), "Entrenamiento y Capacitación" (jornadas informativas para el personal de salud y para el equipo del MAMIs), "Intervención según Niveles de Complejidad" ( se delimitaron los sistemas de abordaje según la complejidad de los establecimientos del salud) y la "Intervención en Red" (donde el MAMIs se convierte en integrante de una red de servicios complementarios e intersectoriales).

    Maltrato infantil y violencia intrafamiliar: un problema de todos