telefono

Selecciona tu idioma:

Buscanos en:

logo-facebook logo-twitter

Principales Conceptos Teóricos y Políticos Orientadores

Nuestros Principios Rectores

educacion-puririsunLa educación como la práctica de la libertad, como un acto de conocimiento y aproximación crítica y transformadora de la realidad.
La educación basada en valores y actitudes, para crear y recrear nuevas y mejores posibilidades y condiciones de vida.
El diálogo, la horizontalidad y la democracia, para interactuar eficiente y eficazmente con su entorno social y cultural.
El reconocimiento de sus saberes previos y sus capacidades para asumir con protagonismo la construcción de sus conocimientos y su desarrollo; para manejar, aplicar y socializar información; para apropiarse de estrategias y mecanismos que les permita aprender en forma dinámica y autónoma.
El reconocimiento de niñas, niños, adolescentes y jóvenes como sujetos de derechos y como actores de su propio desarrollo.
El respeto a las características y procesos de cada etapa de desarrollo de los niños, niñas y adolescentes.
El reconocimiento de sus concepciones políticas, religiosas y culturales, para formar su sentido de pertenencia, identidad y conciencia social.
El reconocimiento de las necesidades, intereses y expectativas significativas de los niños, niñas y adolescentes.

Enfoque de Derechos

La Asociación Civil Puririsun, tomando en cuenta que el derecho es inherente al ser humano, ha basado su labor social en la reivindicación de los derechos en general y especialmente el de los niños, niñas y adolescentes. El marco normativo que sirve de base está constituido por: la Constitución Política del Perú, el Código Civil como normas generales y como normas específicas, el Código de los Niños y Adolescentes, la Convención Internacional por los Derechos del Niño, sus dos protocolos facultativos y sus cuatro principios de no discriminación, interés superior del niño, supervivencia y desarrollo, participación.

El enfoque de derechos, desde nuestro posicionamiento político y ético, se centra en la persona humana y reconoce al niño/a y adolescente como sujeto de derechos con libertades y capacidades plenas, que participa y aporta al cambio como un miembro de la sociedad. Asumimos a los niños, niñas y adolescentes como responsabilidad social, es decir, la sociedad en su conjunto tiene responsabilidad sobre ellos y la obligación de exigir el cumplimiento de los derechos del niño. Nuestra responsabilidad, es identificar a los garantes en el ámbito de nuestro trabajo, ratificando que la convención es vinculante y, por lo tanto, crea una responsabilidad y la hace exigible. Del mismo modo, tenemos claridad que, aunque el estado es el principal garante en cuanto al cumplimiento de los derechos, corresponde a los padres y familiares el primer nivel de responsabilidad.

A nivel institucional, los derechos se constituyen en una meta de trabajo de todos los proyectos que ejecutamos: damos apertura a la participación de los niños, niñas y adolescentes en la planificación, ejecución y evaluación de actividades y proyectos relacionados con ellos. En este proceso, consideramos muy importante trabajar el fortalecimiento interno y el empoderamiento de los niños para que no solamente conozcan sus derechos, sino, sean también capaces de hacerlos respetar en su medio familiar y social.

Desde el enfoque de derechos, nos identificamos y comprometemos con la población que se encuentra en situación de pobreza y extrema pobreza, entendiendo que esta situación se origina como consecuencia de la desigualdad y la injusta distribución de la riqueza.

Concepción del Niño

Puririsun concibe al niño como un ser libre, autónomo, con potencialidades y capacidad de decidir su propio destino:

Creer en la libertad y autonomía del niño(a) significa respeto a su naturaleza e individualidad en el manejo libre de sus impulsos propios, sus tiempos, sus actividades y sus decisiones de acuerdo a sus preferencias y prioridades. Significa también respeto a su naturaleza social y el manejo de su capacidad de optar.
Concebir al niño(a) con potencialidades significa, valorar y reconocer sus capacidades y conocimientos así como reconocerle su capacidad de aporte, de analizar su situación de vida, de tomar sus decisiones y construir su propio desarrollo.
El niño(a) y adolescente, es posibilidad, es persona, es responsabilidad, es actor y sujeto social de derecho.

Educación Para la Libertad, Como Fundamento Para Construir una Sociedad Justa, con Mujeres y Hombres Críticos, Creativos y Solidarios

Desde el proyecto y como institución, asumimos la educación como praxis de reflexión, análisis, comprensión y acción sobre su realidad y sobre el mundo; como un acto de intercambio y construcción del conocimiento, como una toma de conciencia y una aproximación crítica a la realidad para transformarlo. La educación como acceso y gestión del conocimiento que le permita practicar la libertad.

La educación como valoración y aprendizaje a partir de los saberes previos personales y grupales como base para la elaboración de nuevos conocimientos; como reconocimiento del derecho personal y del otro a hablar, oír y a ser oído, de participar, de tomar decisiones. La educación como el desarrollo de la tolerancia en la convivencia con personas de expresión cultural heterogénea, respetando la igualdad y la justicia.